domingo , 17 noviembre 2019
Home » Literatura » La antología, ese espacio ordenado y salvaje

La antología, ese espacio ordenado y salvaje

(Por Diego Rodríguez Reis)

Toda antología está regida por dos fuerzas aparentemente opuestas y curiosamente complementarias: la objetividad y la subjetividad. El género “antología” suele exponer una determinada cantidad de obras de autores que pertenecen a una región, a una época o una corriente literaria. Lo que hace cada antología particular es decidir cuáles son los nombres propios cuyo criterio específico ha seleccionado como representantes de esos parámetros espaciales, temporales o estilísticos.
Hay en la historia de nuestra literatura antologías ya clásicas. Por caso, la archifamosa Antología de la literatura fantástica, del tridente Borges/Bioy/Ocampo (publicada originalmente por Editorial Sudamericana en 1940), que sentó las bases y el canon de un género supuestamente menor.  Otro ejemplo ilustre: la Antología de la poesía surrealista, compilada y traducida por Aldo Pellegrini, que publicó Fabril Editora en 1961.
Este texto intentará explorar y exponer los hallazgos y las felicidades de un par de antologías. Para ello, así como ocurre con las obras del género del cual estamos tratando, haremos un necesario recorte. Hablaremos de antologías de la Patagonia. Más aún: antologías de poesía patagónica.

[1]. Antología Federal de Poesía. Región Patagonia (Comp: Samuel Bossini) Buenos Aires, Argentina: Consejo Federal de Inversiones, 2014. 

Esta antología forma parte de un proyecto general, que antologa en 5 volúmenes las producciones de todas las regiones del país. En la “Presentación”, el poeta y compilador Samuel Bossini cita a Paul Auster, quien dijo: “Cada antología tiene dos tipos de lectores: los críticos, que juzgan el libro por lo que no está incluido en él, y los lectores comunes, que lo leen por lo que contiene”. El criterio de la Antología Federal fue que los seleccionados fuesen poetas nacidos hasta 1990, que estuviesen vivos y que “de ninguna manera la presente antología de la poesía patagónica sea leída como un canon definitiva”.
El volumen reúne obras de más de 120 poetas, agrupados de acuerdo a sus provincias de origen y/o residencia: Chubut, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

[2]. Breve tratado del viento sur. Antología Poética de Patagonia Argentina (Comp: Eduardo Bechara Navratilova) Bogotá, Colombia: Editorial Escarabajo Ltda., 2017.

En el prólogo de la antología, el poeta/compilador colombiano Eduardo Bechara Navratilova cuenta su proyecto original: “El viaje consistiría en una travesía a través de Ushuaia, Tierra del Fuego, Argentina, hasta el Cabo de la Vela, Guajira, Colombia, pasando por pueblos y ciudades de Argentina, Chile, Perú, Ecuador y Colombia (es decir, desde el punto más austral hasta el punto más al norte de América del Sur), en un lapso de un año, con el objeto de buscar poetas, documentarlos y publicar un antología de poetas inéditos”. El proyecto se llamó “En busca de poetas” y Bechara tuvo que reformularlo sobre la marcha, fragmentándolo. El primer volumen se circunscribe a la Patagonia Argentina e incluye a aproximadamente un centenar de poetas, ordenados de acuerdo a sus ciudades de residencia.
En “Los criterios de esta antología” leemos: “Esta antología no puede ser tomada como una lista taxativa de los autores de la Patagonia. Es más bien un reflejo de lo que me fui encontrando en este viaje de peregrino en el que pasé de un poeta a otro en esa cadena que me llevó por unos lados y no por otros, como sucede en todos los caminos de la vida. Eso sí, da fe del ejercicio que hace cada autor al intentar reescribir el mundo y describir por medio del lenguaje la esencia de la vida, los objetos y su entorno”.

[3]. Patagonia literaria VI. Antología de Poesía del Sur Argentino (Comp: Luciana Mellado) Potsdam, Alemania: INOLAS, 2019.

Esta antología (editada por las profesoras Claudia Hammerschmidt y Luciana Mellado, y compilada por esta última) está incluida en el proyecto “Patagonia literaria”, que ya lleva editados siete volúmenes: . La propia Luciana “Tani” Mellado dice: “Los textos poéticos aquí reunidos pertenecen a cincuenta y un autores de la Patagonia argentina, nacidos a lo largo del siglo XX, seleccionados según criterios subjetivos y objetivos que se explican brevemente en este prólogo. (…) Se decidió que todos aquellos que integraran este volumen, tuvieran, además de la consideración de sus pares, al menos dos libros de poesía publicados”.
Los cincuenta y un autores seleccionados aparecen separados en dos grupos (“Primeras generaciones” y “Nuevas generaciones”) y, a su vez, ordenados alfabéticamente: autores que han nacido entre las décadas del cuarenta y del ochenta del siglo pasado. “Patagonia se dice en plural”, escribe Mellado, pero también propone: “…quienes vivimos en la Patagonia no somos aldeanos ajenos al mundo, ni tampoco, en tanto sujetos, reclamamos una mismidad uniforme y solitaria. Hablado por otros y otras, en permanente contacto, diálogo e intercambio, los y las poetas de esta muestra integran una composición polifónica que resignifica la mundaneidad de los textos escritos desde el sur de la Argentina, desde una perspectiva irreductible a cualquier psicologismo.” Y se cita además estas luminosas palabras de la poeta Graciela Cros: “Nunca la finalidad de nuestra poesía será para nosotros solo un espacio geográfico llamado Patagonia, sino que será eso mucho más complejo y misterioso que es la naturaleza humana, la vida y la muerte.”
Fuera de catálogo (ya que no están incluidas en este recorte) quisiera destacar dos antologías:

[1]. Identid@des. Poemas y relatos breves (Coord: Viviana Romani-Lidia Muñoz) Neuquén: Universidad Nacional del Comahue; Consejo Provincial de Educación, 2011. El volumen se articula en el Plan Nacional de Lectura (creado en el año 2009) y cuenta con obras seleccionadas de diecisiete autores neuquinos, cuatro de ellos angosturenses: Natalia Belenguer, Laura García Rodríguez, Carlos Hernández y Valeria Ibáñez.

[2]. Poesía/ Río Negro. Las nuevas generaciones (Comp: Raúl Artola) Viedma: Fondo Editorial Rionegrino; Universidad Nacional de Río Negro, 2015. Segunda parte del laborioso proyecto del escritor y editor Raúl Artola de antologar a los poetas más reconocidos de la provincia de Río Negro. Este volumen cuenta con obras de veintiún autores nacidos a partir de 1966, varios de los cuales viven actualmente en otras latitudes de la Patagonia y del país, entre ellos los angosturenses Cecilia Fresco y (quien suscribe este artículo) Diego Rodríguez Reis.

Annick Louis, en “Definiendo un género”, dice: “Las antologías se proponen al lector a la vez como un conjunto de textos reunidos en función de un criterio explícito y como el espacio de exposición de una teoría. Si son también un retrato del compilador, no es porque tiendan hacia el trazado de los rasgos de un sujeto, sino porque exponen la concepción que el compilador tiene del tema elegido como eje organizador.”
Podemos agregar que una antología (todas, cualquiera) habla acaso más del antologador que de los antologados: es una perspectiva, un punto de vista, un recorte. Una selección:  inclusión y exclusión. Es lógica y es también (felizmente) capricho. Personalmente, propongo que abordemos cualquier antología con este espíritu: el de la aventura, el de adentrarnos en un espacio ordenado y salvaje, un espacio para el encuentro, el asombro y la felicidad.

Check Also

Ema Wolf

Invitada de lujo de la feria!